Cargando...

El bombardeo de El Potrero del Llano

Al término de la Primera Guerra Mundial se firmó el Tratado de Versalles en el que se determinaron, entre otros puntos, el desarme de Alemania, así como una reducción significativa de su fuerza militar.

Durante su gestión como canciller, Adolf Hitler, restableció el rearme de Alemania y todos los servicios militares, lo que representó una flagrante violación a lo establecido en el Tratado de Versalles, mientras el líder de la nación teutona se encargaba de gestar un movimiento masivo para dominar Europa.

 

 

Uno de los movimientos políticos que sirvieron para los planes de Hitler fue el pacto Ribbentrop-Molotov, firmado con la Unión Soviética, encaminado, entre otras cosas a la repartición de territorios polacos entre integrantes de la Alemania Nazi y soviéticos, además de la no agresión mutua entre los firmantes. Con ese pretexto, el ejército alemán invadió  Polonia en 1939, desatando así el inicio de la Segunda Guerra Mundial.

En ese contexto se desenvolvió el conflicto bélico más importante del siglo XX. Los países del Eje, Alemania, Italia y Japón, también conocido como el eje Berlín-Roma-Tokio. Por otro lado, el grupo de Los Aliados, integrado por China, Gran Bretaña, la Unión Soviética y, más tarde Estados Unidos. Fueron los bandos que pelearon en las batallas más sangrientas durante la guerra.

 

 

 

Por su parte, México permaneció en posición neutral frente a la conflagración, sin embargo, su participación tuvo que ver con el suministro de petróleo y otros insumos, principalmente a los países aliados.

 

ATAQUES EN EL GOLFO DE MÉXICO

Desde principios del mes de mayo se había reportado la presencia de submarinos del Eje en aguas del Golfo de México. El 12 de mayo hundieron un buque en el río San Lorenzo en costas de Canadá, además del lanzamiento de otros torpedos contra otras embarcaciones estadounidenses, en las costas de Florida.

 

 

A lo anterior se sumó la intercepción de un barco mercante panameño que se encontraba en un puerto estadounidense. El navío trató de despistar a los submarinos enemigos y, finalmente fue alcanzado por los misiles cerca del mar Caribe. Más de 40 marinos fueron rescatados con vida.

Un barco artillero holandés fue sorprendido por torpedos del Eje en el Atlántico, así lo informó Excélsior, “Los supervivientes de la nave holandesa declararon que no se hizo advertencia previa del torpedeamiento y que la nave fue tocada por el proyectil enemigo precisamente en la caída de la noche. Las máquinas quedaron fuera de servicio e inmediatamente se inició un incendio cuyas llamas llegaban hasta la altura del mástil”.

 

 

EL POTRERO DEL LLANO

El buque petrolero Potrero del Llano fue víctima de un ataque directo por parte de submarinos alemanes en las cercanías de la costa de Miami, Florida, en aguas estadounidenses. Tras el golpe del torpedo, el navío comenzó a incendiarse rápidamente, a pesar de ello, permaneció a flote por un par de horas.

Cuadrillas de un barco de la marina norteamericana se acercaron a brindar auxilio a los 23 sobrevivientes. Además, en el percance 13 personas perdieron la vida en la nave que se dirigía a Nueva York cargado con casi 40 mil barriles de petróleo, bajo el mando del capitán Gabriel Cruz Díaz.

 

 

“La noticia del ataque y hundimiento, por un submarino nazi, del barcotanque “Potrero de Llano”, propiedad de Petróleos Mexicanos, provocó ayer incontenible indignación en los círculos navales, y entre los miembros del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana”, publicó El Periódico de la Vida Nacional. Tiempo después se supo que el coronel alemán Teddy Suhren, fue quien comandó el submarino que mandó al fondo del mar al Potrero del Llano.

“Un submarino del Eje cometió recientemente durante media hora contra el barcotanque mexicano “Potrero del Llano”, que navegaba con todas sus luces encendidas frente a la costa de Miami y causó la primera víctima que padece la marina de aquel país en lo que va de la guerra, al hacer blanco con un torpedo directamente en la gran bandera mexicana que el barcotanque llevaba pintada en un costado”, se puede leer en páginas de Excélsior.

 

 

El testimonio del cabo Eduardo Sibaja, a bordo del barco petrolero, refiere que entre la tripulación se dijo “un gran animal nos viene siguiendo” para referirse al submarino europeo que disparó al buque. Platicó que los sobrevivientes se tiraron al mar en medio de la gran cantidad de fuego que generó el bombardeo.

Así lo relató, “José fue a mi camarote unos minutos antes y me despertó, “Un gran animal”, dijo. “Nos ha venido siguiendo desde hace media hora”. Comprendí lo que quería decir. Me vestí apresuradamente y me dirigí al puente. Repentinamente se produjo un relámpago deslumbrador, el puente se hizo trisas ante mis ojos. José murió junto con los oficiales. Dos minutos y yo habría sido el que hubiera muerto”.

 

 

Poco después los sobrevivientes  fueron recibidos en la capital por funcionarios y una masa de personas que se dieron cita para recibir un homenaje por parte del Estado mexicano. Se hizo un recorrido por las principales calles de la ciudad. También arribó el cuerpo de Rodolfo Chacón, miembro de la tripulación que perdió la vida en el percance.

Unos días después otro buque mexicano, el Faja de Oro, sufrió un fuerte ataque con misiles navales perpetrado de nueva cuenta por un sumergible alemán. El ataque a los buques mexicanos se dio a tan solo unos cuantos meses de la entrada de Estados Unidos a la guerra en respuesta al bombardeo contra la base naval de Pearl Harbor.

 

 

La postura de México dio un giro al establecer el estado de guerra ante el Congreso y dictar un ultimátum de respuesta a Alemania de reparación de los daños. La respuesta negativa de Hitler propició que a finales de mayo, el presidente Manuel Ávila Camacho declarara la guerra de manera oficial a los países del Eje.

Excélsior rescató parte del discurso pronunciado por el presidente de la República en el Congreso: “Ninguna consideración detuvo a los agresores al torpedear y hundir en el Atlántico a los barcos de matrícula mexicana Potrero del Llano y Faja de Oro. A la nota enérgica de México, Italia y Japón no respondieron. Y la Cancillería alemana, en un gesto de menosprecio que subraya el agravio y mide la arrogancia del agresor, se rehusó recibir nuestra protesta”

La representación militar de México hizo acto de presencia hasta 1944. Casi 300 hombres de la fuerza expedicionaria mexicana recibieron una preparación previa de casi un año en Estados Unidos. Participaron activamente en la liberación de las islas Filipinas contra las fuerzas aéreas japonesas.

 

EL FIN

El ejército soviético entró a Berlín para cercar a Hitler quien se quitó la vida en abril de 1945. Por su parte, Mussolini era capturado y apedreado en Giulino di Mezzegra, Italia.  Pero las fuerzas de Japón no estaban dispuestas a ceder, ante ello, Estados Unidos forzó su rendición mediante un ataque directo con bombas atómicas.

Tras el bombardeo atómico de las ciudades de Hiroshima y Nagasaki en Japón, entre el 06 y 09 de agosto de 1945, con lo que se puso fin a los ataques armados, los japoneses se rindieron en septiembre de ese mismo año. Situación que representó prácticamente el fin de la guerra.

 

 

 

Si das clic en la siguiente imagen podrás acceder a noticias en tiempo real:

La dueña del sol se dispone a cobrar por su uso

 

«pdg»

 

 

 


Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados*