Cargando...

¿Qué nos dicen María Ángela, Elena Ríos y [email protected]?

“Fui una letra de tango para tu indiferente melodía.”

“Quien se manifiesta indiferente ante la vida y la muerte es que no ama.”

“No se puede ser indiferente ante la contaminación interior del hombre.”

En México, el grito de las mujeres puede ser de muerte. Mas estegrito, uno que ciertamente parte del dolor de tantísimas mujeres enMéxico, como es el de María Ángela o el de Elena, pareciera no importarporque nada ha cambiado para ellas y otras. (De acuerdo a la OMS,a nivel mundial el 35% de las mujeres —niñas incluidas— sufren algúntipo de maltrato. En nuestro país ese número ronda el 44%, nos lo confirma el INEGI).

Es urgente, entonces, que la Fiscalía de la Ciudad de Méxicoescuche a María Ángela cuando informa que había más niñas y mujeresprivadas de su libertad donde ella estuvo cautiva, en lugar de continuarafirmando que no tienen registro de otros casos similares al de ella.

Pero mismo si ella fuese la única víctima del planeta, dada laviolencia sufrida en su persona, más allá de congratularse por haberlaencontrado viva algo contundente debe de hacer la autoridad al respecto…

Javier Lozano Gamiño escribió de Morelia llega a otras latitudes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados*